Tienes que ver esta carta que escribió una madre por sus hijos

Cuando se es madre estamos dispuestas a dejar un montón de cosas para manejar mejor nuestra vida, debemos decirle adiós a toda la cantidad de pasatiempos que teníamos antes, por lo que siempre hay la probabilidad de que en algún momento nos podemos sentir muy cansadas con lo que ocurre en nuestra vida.

Por esta razón algo que normalmente debemos hacer es garantizar un cambio de agenda en nuestras vidas, hay tantas cosas que debemos hacer para atender a nuestros hijos que realmente puede ser muy difícil poder seguir siendo padres, por lo que muchas veces queremos rendirnos.

Sin embargo siempre debemos estar totalmente preparados para poder ser padres y saber acarrear toda la responsabilidad que conlleva esta responsabilidad, por lo que siempre debemos tener una fiel seguridad que ante tanta responsabilidad pueden venir muchos beneficios para nuestra vida.

Tener hijos es realmente uno de los mejores regalos que la vida nos puede dar y aunque cueste un poco siempre puede ser realmente satisfactorio para todos, ya que brindarle el amor a tus hijos puede traer una gran bendición para tu vida, lo único que debes hacer es saber cómo manejarlo todo.

[spoiler title=”VER ARTICULO COMPLETO”]

Lee esta carta “Por última vez”

Una mujer lleva a su hija a la escuela, mientras la deja en casa piensa en lo quede debe hacer durante el día, y todo lo que debe terminar antes de volver a buscar a su hija.

No obstante también tiene un hijo más pequeño el cual no podía dejar de llorar,  y aunque solo quería descansar, ella espero a que este se calmara para poder escribir una reflexión.

“Por última vez.

Desde el momento en que abrazas a tu bebé por primera vez, nunca serás la misma persona.

Quizás anheles la persona que eras antes.

Cuando tenías libertad, tiempo.

Y nada en particular por lo que preocuparte.

Conocerás el cansancio como nunca lo habías visto antes.

Y encadenarás días que son exactamente iguales el uno al otro.

Llenos de tomas y eruptitos.

Cambios de pañal y llanto.

Quejidos y peleas.

Siestas o falta de siestas.

Puede parecer como un ciclo sin fin.

Pero no olvides que…

Hay una última vez para todo.

Llegará el día cuando le des de comer a tu hijo por la última vez.

Se dormirán sobre ti después de un largo día.

Y será la última vez que abraces a tu niño mientras duerme.

Un día los llevaras en tu cadera y los dejarás en el sueño. Entonces nunca los volverás a cargar de esa forma.

Le frotarás el pelo en la bañera una noche.

Y a partir de ese día querrán bañarse ellos solos.

Te cogerán de la mano para cruzar la carretera.

Y entonces nunca te la pedirán de nuevo.

Se deslizaran en tu habitación a mitad de la noche para buscar cariño. Y luego nunca más volverás a cantar esa canción de nuevo.

Una tarde cantaras canciones infantiles haciendo todos los gestos. Y luego no tendrás que cantar esa canción de nuevo.

Te darán un beso de despedida en la puerta del colegio, y luego te pedirán que no los acompañes más.

Le leerás un último cuento en la cama, y limpiaras su última cara sucia.

Correrán hacia ti con los brazos en alto una última vez.

El caso es que nunca sabrás cuando será la última vez.

Hasta que no haya más veces.

E incluso entonces te llevará un tiempo llegar a darte cuenta de ello.

Así que mientras estés viviendo estos momentos, recuerda que solo hay un pequeño número de ellos, y que, cuando se hallan terminado, te morirás por revivir al menos un día de ellos.”

Sin duda esta carta nos hace valorar mucho más este trabajo que tenemos al ser madres, no hay nada mejor que hacerlo, atesoremos cada momento con nuestros hijos.

Comparte esta información…

[/spoiler]
-->