Mira estas 11 ilustraciones que describen a la perfección el cambio de enfoque que de vive de la adolescencia a la madurez

El ciclo de la vida es irrompible. Nacemos, crecemos, hacemos nuestra familia y luego morimos a una avanzada edad. Sí, sabemos que no todas las historias son así, algunas veces las acciones nuestras o de otros impiden que vayamos por la vida transitando el camino que describimos arriba. Sin embargo, la mayoría estará de acuerdo en que este es un plan de vida feliz, a pesar del contraste que pueda tener entre una persona y otra. Después de todo, cada uno es un ser único.

La verdad es que olvidamos mencionar una de las etapas más emocionales y divertidas de la vida humana, la adolescencia. ¡Oh! La maravillosa adolescencia, en ella sentimos miles de emociones intensas, tenemos la energía para comernos al mundo, por suerte no tenemos el dinero para hacerlo ya que esa época también se caracteriza por la inmadurez.

Si eres adolescente probablemente no estés muy de acuerdo con estas palabras. Sin embargo, cuando seas mayor te darás cuenta de que todas son ciertas. Por algo los padres sufren tantos dolores de cabeza durante los años en que sus hijos pasan por esta etapa. No es fácil conducir a una persona que no desea seguir ningún tipo de consejos, mucho menos obligarlo a entrar en razón cuando su rebeldía le impide ver las cosas más obvias.

A continuación te mostraremos una serie de imágenes graciosas que comparan nuestra forma de pensar durante la adolescencia y durante la adultez. Estamos seguros de que te identificarás con más de una y, lo más importante, pasarás un rato agradable y soltarás un par de carcajadas al leerlas.

[spoiler title=»VER ARTICULO COMPLETO»]

Con el paso de los años el ímpetu de la adolescencia será sustituida por la serenidad de la madurez

Si eres adolescente te agradará saber que no eres el único que piensa y siente así. Si eres el padre, no desesperes, el tiempo ayudará a que todo sea más sencillo

Lo más importante es que ambos se llenen de paciencia y que recuerden el cariño que le tienen al otro. A l fin y al cabo, todas las experiencias les dejaran enseñanzas y seguro que en el futuro se reirán de esta etapa alocada.

¿Cuántas veces no refunfuñaste mientras pensabas que tus padres no entendían nada? Te apuesto a que ahora lo recuerdas y sonríes al notar que, en la mayoría de las ocasiones, eras tú quien no entendía.

Seguramente en tu adolescencia pensaste una cuántas veces que deseabas crecer para irte de casa, ¿puedes contar cuántas veces lo dijiste? Ahora más de uno debe esperar con ansias el momento de regresar a su hogar.

Puede que muchas veces hayas pensado que tu mamá quería vestirte como un payaso, sobre todo en invierno. Hoy en día es probable que seas el primero en buscar toda esa ropa felpuda y abrigadita que tus padres compraron para ti.

En el área de las caricaturas quizá no hayamos cambiado mucho. Nos emocionábamos viendo las películas infantiles y ahora esperamos con ansias los nuevos estrenos. Son las nuevas generaciones las que nos ven extrañados en las salas de cine infantiles.

En el área de la literatura sí existe un gran cambio. En la adolescencia nos moríamos del tedio cada vez que debíamos leer algún clásico, mientras que ahora los devoramos con la mayor de las ganas y quedamos ansiosos de más.

Las responsabilidades continúan. Seguro que hoy en día preferirías tener a tus padres pidiéndote la tarea o las notas y no a tu jefe presionando por el reporte.

Por otro lado, los gustos también presentan un cambio del cielo a la tierra. Quizá en tu adolescencia adorabas  a las personas con estilo rebelde. Al crecer notas que no hay nada mejor que estar junto a una persona que te apoye y te complemente.

Tus metas también cambiarás. A medida que pasa el tiempo notarás que se te hace más importante comprar algo lindo para tu hogar que soñar con el chico de la revista.

Tus prioridades en la vida también suelen cambiar. A veces no te quedará mucho tiempo para filosofar sobre la vida y la muerte porque estarás haciendo una lista mental de las compras.

¿Ir a la disco todas las noches que puedas? No, en definitiva muchas de tus noches favoritas serán aquellas en las que logres entrar a la cama y disfrutar del calor de tu cobija preferida.

Lo que seguramente no cambiará nunca es el deseo de que tu carta de Hogwarts llegué a tus manos. Sin lugar a dudas, la vida sería menos divertida sin esa expectativa.

¿Te identificaste con alguna de las imágenes? Te aseguramos que nosotros también. Sin lugar a dudas, la adolescencia es una etapa maravillosa, pero no hay como llegar a la edad en la que tus elecciones se ven influenciadas por la serenidad que trae la madurez.

Comparte esta información…

[/spoiler]
-->