Esta es la historia de Manji un hombre que se iba con un mazo y regresaba en la noche

En el mundo existen muchas personas dignas de admiración. Hombres que han luchado para cumplir sus sueños y que además han ayudado a miles de personas con su arduo trabajo. Cada vez que escuchamos hablar sobre aquellas personas que cumplieron su meta, gracias a su enorme fuerza de voluntad, nuestros ojos se abren con admiración y respeto hacia los protagonistas de las sorprendentes historias. Tal es el caso de  Dashrath Manji

Manji era un humilde hombre hindú. En cierta ocasión cayó enfermó y se vio obligado a buscar ayuda en el hospital. El problema estaba en que en el pueblo de Manji no había ningún centro médico. Esta triste realidad lo obligaba a ir a pie hasta el hospital más cercano, que se encontraba a 80 kilómetros de su casa.

Durante un largo período de tiempo Manji y su esposa emprendieron largas caminatas hasta el hospital de la ciudad. Dashrath se sentía frustrado con regularidad ya que sabía que si no se viesen obligados a rodear toda la montaña que los separaba de la ciudad,  podrían llegar más rápidamente al hospital. Eventualmente, las largas caminatas frecuentes acabaron con la vida de la esposa de Dashrath, quien también tenía una salud muy frágil.

La pérdida de su esposa dejó a Dashrath con una profunda depresión, la herida que sentía en el alma no se curaría jamás. Sin embargo, en lugar de hundirse en el dolor y dejar que su vida transcurriera sin sentido, Manji decidió dedicar el resto de sus años a solventar el problema que acabó con la vida de su amada compañera.

[spoiler title=»VER ARTICULO COMPLETO»]

Una meta por cumplir la de este hombre

Manji se decidió a construir con sus propias manos un camino que uniera a su pueblo con la ciudad. Durante los siguientes 22 años no hubo día en el que no se levantara al amanecer, tomara sus herramientas y fuese a trabajar en la montaña.

En el año 2007, luego de mucho trabajo, Dashrath terminó su obra. Anciano y satisfecho, el hombre hindú pudo al fin descansar, entregarse a la muerte e ir a buscar a su amada esposa para no separarse de ella nunca más.

Hoy en día Dashrath Manji es recordado como un gran héroe. Su ardua labor ayuda a cientos de ciudadanos hindú de su pueblo y comunidades aledañas a llegar a la ciudad. Sin lugar a dudas, esta historia es una muestra de perseverancia y amor. Una anécdota capaz de inspirarnos a luchar por nuestras metas sin importar lo alocadas que parezcan.

Comparte esta información…

[/spoiler]
-->