Dale a tu hijo un libro para dormir: desarrolla su capacidad de cognición a través de la lectura

¿Qué suele hacer tu pequeño antes de irse a dormir? Si la respuesta es mirar televisión tendrás que leer este artículo para enterarte de cómo tu hijo puede desarrollar su capacidad de cognición a través del juego y de la lectura constante. La lectura hace que el niño se relaje y que su ambiente que lo rodea cambie drásticamente de percepción.

Esto fue lo que recientemente, en una conferencia de pedagogos, Francesco Tonucci sugirió a todos los padres del mundo: darle un libro a los niños antes de leer. La lectura hace que se desarrollen determinados procesos de desarrollo y de cognición y hace al niño dispuesto y capaz para desarrollar tareas complejas.

Cuando no le damos a nuestros niños un libro, estamos impidiendo que este estímulo se desarrolle lo suficientemente bien. Pero, ¿cómo saber qué lecturas seleccionar? Debemos darle a nuestros hijos lecturas que dejen buenos mensajes y que les ayuden a desarrollar el respeto por quienes le rodean y su capacidad de convivencia.

No estamos hablando de juegos de última generación y gran tecnología: hablamos de juegos tradicionales. No deberás invertir mucho dinero en juegos costosos. Al contrario: una de las opciones propuestas ha sido el barro, que pueden moldear.

[spoiler title=»VER NOTA COMPLETA»]

Tonucci lo ha clasificado como “el príncipe de los juguetes”, pues es a través del barro que los niños pueden moldear mil formas que su imaginación permita. Otros juguetes interesantes que ha señalado el pedagogo son la pelota, la muñeca y la cuerda.

Sin embargo, seguramente te estarás preguntando cómo fomentar el hábito de la lectura en tu hijo. Lo primero que debes saber es que no debes presionarlo. Un buen hábito no lo puedes propiciar de una forma obligada. Para ello, Tonucci recomienda que se inicie con la lectura en voz alta.

En esta conferencia, Tonucci, junto con otra socióloga llamada Cristina Diéguez, buscaron que los padres de los niños se sintieran interpelados para promover el juego y el movimiento, y dejar a un lado las nuevas tecnologías que han captado tanto la atención de los pequeños del hogar.

“Pero claro, el punto está en introducir la lectura como juego, porque en términos de jugar, jamás se deja de ser un pequeño¨, fueron algunas palabras del pedagogo. La conclusión fue en establecer los buenos hábitos de la lectura en los niños como juego, y que el principal propiciador de estos deben ser las figuras más importantes para ellos: los padres.

Comparte esta información…

[/spoiler]
-->