¿Por Qué Dormir 30 Minutos Después Del Almuerzo Le Hace Tan Bien A Tu Cuerpo?

La siesta después del mediodía es un tema que despierta bastante controversias. Mientras que algunos aseguran que la siesta después del almuerzo es un merecido descanso; hay otras personas que dicen que dicen que durante el día nadie debería dormir.

Sin embargo, cada vez más los estudios demuestran que la siesta trae ciertos beneficios para el organismo, como la recuperación del cuerpo; es decir, durmiendo espantas la pereza, y además te ayuda a concentrarte mejor.

La siesta de la tarde fue objeto de estudio de la Universidad de Berkeley, California (EE.UU.), donde se analizaron a 39 jóvenes antes y después de la siesta de la tarde. Los participantes tenían que memorizar un centenar de nombres y caras en el almuerzo.

 

¿Cómo funciona el sueño?

#nappinginofficeDespués de esto, mandaban a algunos de ellos a dormir, mientras que otros se mantuvieron despiertos. Más tarde, el grupo de jóvenes regresó y tenían que decir los nombres y las caras que recordaban.

El resultado sorprendió cuando 20 jóvenes que tomaron la siesta después del almuerzo mostraron un rendimiento del 10% mejor en la tarea, señalando un mejor funcionamiento del cerebro después de la siesta. El sueño que sentimos después de la comida se debe a un instinto natural de nuestro cuerpo.

La satisfacción de «alerta» (hambre saciada) enviada al cerebro «apaga» nuestras señales de advertencia. Es por esto que la llegada de la glucosa de los alimentos aumentan nuestros niveles de azúcar en la sangre e inhibe a las células nerviosas responsables de la sensación de alerta y luego son parcialmente desconectadas.

Este ciclo provoca una disminución en nuestras actividades generales causando una sensación de sueño, entumecimiento, pereza y otras reacciones. El sueño funciona para nosotros los seres humanos como un estado de reposición de energía.

Durante la noche, mientras dormimos, reponemos nuestra energía a través de la producción de ATP y glucógeno, los cuales abastecen a nuestro cuerpo para el día siguiente. Cuando dormimos durante aproximadamente 15 a 20 minutos, activamos este mecanismo con el fin de sustituir parte de la energía perdida o que no se repuso durante la noche.

Deja tus comentarios…

 

-->